sep-dic

Tabla de contenidos

EDITORIAL

Elizabeth Manso Fernández
Pág(s):3
186 lecturas
Violencia intrafamiliar. Nexos entre la medicina y el derecho.

Con el devenir histórico de la sociedad, e independientemente de los enfoques teóricos relacionados con los seres humanos, se ha aceptado en las diferentes formaciones económico-sociales la familia como célula fundamental de la sociedad, a la cual le corresponde el cumplimiento de responsabilidades y funciones tanto en la educación como en la formación de sus miembros. De igual manera la violencia intrafamiliar es un fenómeno que existe desde las civilizaciones más antiguas, cuyos prejuicios e intereses desembocaron en la subcultura del sometimiento de la mujer e hijos a la voluntad y caprichos del paterfamilias; por consiguiente es una problemática de carácter internacional, de la que difícilmente quedan exoneradas sociedades concretas.
Es innegable que en Cuba este fenómeno coexiste y que en los últimos años ha mostrado una tendencia al crecimiento lo que resulta preocupante por su trascendencia y consecuencias negativas.
Es oportuno este 10 de diciembre del año 2012 al cumplirse el 62 Aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos ratificar el nexo de los profesionales de las ciencias médicas con la gestión permanente del respeto a estos derechos inherentes a los seres humanos, los que en Cuba están amparados jurídicamente en la Constitución como ley suprema del Estado y que se precisan en los siguientes enunciados:

  • Todos los ciudadanos gozan de iguales derechos y están sujetos a iguales deberes.
  • La discriminación por motivo de raza, color de la piel, sexo, origen nacional, creencias religiosas y cualquiera otra lesiva a la dignidad humana está proscrita y es sancionada por la ley.
  • Las instituciones del Estado educan a todos, desde la más temprana edad, en el principio de la igualdad de los seres humanos.
  • La mujer y el hombre gozan de iguales derechos en lo económico, político, cultural, social y familiar.

Contrario a ello con angustia percibimos y hasta conocemos que tras las verjas de muchos hogares nacen, se desarrollan y conviven actos violentos, que se han conceptualizado como violencia intrafamiliar, interpretada como: “toda acción u omisión cometida en el seno de la familia por uno o varios de sus miembros, que de forma permanente, ocasiona daño físico, psicológico o sexual a otros de sus miembros, que menoscaba su integridad y cause un serio daño a su personalidad o a la estabilidad familiar”, a esta se añaden las repercusiones que causan hacia el exterior; entre las que se encuentran la desintegración de los valores sociales e individuales, la disolución del núcleo familiar y el incremento de la delincuencia.
En la provincia de Sancti Spíritus la problemática de la violencia intrafamiliar, independientemente de las acciones para su prevención y enfrentamiento, no se ha logrado su efectiva profilaxis. Se reportan delitos de amenazas, lesiones y asesinato de notable connotación y graves consecuencias, y entre los implicados o sea, acusado y víctima, existen vínculos de parentesco, que pueden ser considerados por tanto los más graves episodios de violencia intrafamiliar. Tal problemática demanda incrementar la intersectorialidad, y de manera específica garantizar que las estrategias diseñadas en las cuales participan los profesionales de las ciencias médicas, vinculados al tema, definan dentro de sus objetivos la evaluación del impacto que ha tenido su accionar en el proceso de transformación de los escenarios actuales.
La convocatoria va intencionada a que los profesionales de la salud, utilizando como referente los mencionados fundamentos legales, actúen de manera integradora según las funciones y acciones que ejecutan con las personas en lo individual, las familias en lo particular y las comunidades en lo general, en la prevención y disminución de la violencia intrafamiliar.
Urge arrancar de nuestro pensamiento las ideas obsoletas aparejadas a la violencia, las que se traducen en ocasiones que es preferible no inmiscuirnos en problemas ajenos, no intervenir en áreas que pertenecen al ámbito privado “pues se viola el derecho a la privacidad”, o el miedo de las víctimas a quedar desamparados al separarse o al denunciar al cónyuge agresor, así como otros tabúes, los que hacen difícil atender y resolver este problema como fenómeno social y jurídico.
Deviene la necesidad de ejecutar con mayor intencionalidad las acciones que el Sistema Nacional de Salud Pública cubano ha definido sobre este tema en la estrategia de la Atención Primaria y en el Plan del Médico y la Enfermera de la Familia.
Estas estrategias responden a los principios que sustentaron la Declaración de Alma Ata al definir que la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de enfermedad, es un derecho humano fundamental y que la consecución del nivel de salud más alto posible es un objetivo social prioritario en todo el mundo, cuya realización requiere la acción de muchos otros sectores sociales y económicos.
El cumplimiento ético y sistemático de los principios que sustentan la salud pública en Cuba exige la promoción de soluciones más amplias y duraderas para solucionar el problema de la violencia.
Por excelencia las acciones que ejecutan los médicos de la familia deben estar destinadas a identificar los problemas sociales que afecten a las mismas y a la comunidad, con especial atención a la violencia intrafamiliar, que se encuentra implícita en su actuar.
Como expertos en medicina y líderes de la comunidad es preciso que se logre con su desempeño, comprender que no se trata de aprender a vivir con la violencia, sino de percibirla como un fenómeno controlable y transformable, que trasciende a la ciencia para poder abordarla desde la intersectorialidad.
Potenciemos con nuestro desempeño profesional la cultura de respeto y comprensión hacia la pareja, la familia, para derrumbar los mitos y prejuicios de la subcultura machista.
Procedamos de manera integradora en la protección de los bienes jurídicos tan preciados y vinculados socialmente con la persona y su desarrollo como: la vida, la salud, la integridad, la libertad, la seguridad.

Actuemos denodadamente para que las generaciones futuras logren convivir en familia con la capacidad y habilidad de resolver conflictos sin recurrir a la violencia, asegurando así su salud, bienestar, calidad de vida y con ello que los seres humanos utilicen su razón y su libertad para construir un mundo mejor.

Edith Manso Machado
Pág(s):3
252 lecturas
Calidad. Una necesidad en los servicios de salud.

Implementar los sistemas de calidad en el sistema nacional de salud contribuye al mejoramiento de los procesos de atención médica en concordancia con las normas nacionales e internacionales1.
La definición del término calidad, mundialmente aceptada hoy en la norma NC-ISO 9000 es el grado en el que un conjunto de características inherentes cumple con los requisitos. De acuerdo con esta definición, el carácter dual de la calidad entre lo objetivo y lo subjetivo, base de la apreciación, también imprime matices a la definición y percepción de la misma. Por ello en el mundo de hoy, caracterizado por un elevado intercambio socio-económico de bienes y servicios, en un entorno cada vez más globalizado, hablamos de calidad, lo hacemos a través de la evaluación de la conformidad con los requisitos, medibles y medidos de forma objetiva fiable. Y cuando no se cumplen los requisitos preestablecidos hablamos de no conformidades2,3.
El sistema de gestión de calidad tiene una serie de requisitos dentro de los cuales tiene relevancia la responsabilidad de la dirección4 que incluye:

  • compromiso de la dirección.
  • enfoque al cliente.
  • política de la calidad.
  • planificación.
  • responsabilidad, autoridad y comunicación.
  • revisión por la dirección.

En la coyuntura actual es una necesidad insoslayable para Cuba acelerar el proceso de certificación de los servicios de salud, por tres razones:

  • aumentar la calidad de los servicios que se ofrecen a la población.
  • eliminar los errores mediante el perfeccionamiento de la organización de cada sub-sistema.
  • incorporar una nueva cultura de mejora continua del sistema de salud.

El proceso de certificación de los servicios de salud conduce al desarrollo del sentido de pertenencia de los trabajadores de la salud y su compromiso con los resultados, a la disminución de los costos, a la validación (interna y externa) de los resultados del sistema de salud y contribuye a aumentar la capacidad de ingresos al país por exportación de servicios de salud, lo cual es en la actualidad una fuente de exportación importante junto a la educación y el deporte1.
En la actualidad el Ministerio de Salud Pública (Minsap) ha emprendido un proceso de transformaciones necesarias con el objetivo de continuar perfeccionándose, garantizar el uso eficiente de los recursos y la sostenibilidad de los servicios de salud. En tal sentido se establece el proceso de reorganización, compactación y regionalización de los servicios de salud, que junto a la disponibilidad de tecnología médica de avanzada, a la integración de la asistencia, la docencia, la investigación y a la formación de recursos humanos constituyen fortalezas para la aplicación de un sistema integral de gestión de la calidad en el sistema nacional de salud1.
A partir de lo anteriormente expresado y como parte de la estrategia de calidad, se considera prudente la integración de la calidad, como sistema y herramienta de trabajo1,5,6, aplicable a cualquier nivel de atención del sistema nacional de salud en Cuba1. Para los gestores o administradores de la atención médica, la calidad con que se brinda un servicio de salud no puede separarse de la eficiencia porque si no se ahorran los recursos disponibles, el alcance a los servicios será menor7. Por lo tanto la eficiencia y la calidad son dos componentes indisolubles de la atención a la salud8.
La asistencia hospitalaria juega un papel preponderante en la atención sanitaria lo que convierte a los hospitales en los centros más costosos del sistema de salud ya que albergan a las personas con criterio de ingreso, brindan la atención especializada y tecnológicamente avanzada, además del servicio hotelero que lógicamente ofrecen. La evaluación continua de la calidad y la eficiencia de la atención hospitalaria con sus implicaciones sociales y económicas es un imperativo para el sector de la salud7.
En el ámbito de la salud el servicio central es el bien humano más preciado, parecería injusto y hasta indeseable “cambiar” calidad por eficiencia, sin embargo la natural escasez de recursos conduce a una posición más realista; que refleje la necesidad de alcanzar la mayor calidad en la prestación de servicios con el mínimo de recursos, o, quizás mejor, una posición que favorezca el uso más eficiente de los recursos disponibles dentro de límites aceptables de calidad. Por lo tanto, la búsqueda de la calidad debe ser siempre la búsqueda del mejor balance entre calidad y eficiencia. La necesidad de medirlos es obvia aunque es siempre un desafío. Una buena parte de este desafío se debe a que los indicadores de calidad y eficiencia deben separar la parte de ellos que se debe a las características de los pacientes, de la que se relaciona con la atención prestada7. Independientemente del enfoque, el establecimiento de un programa para mejorar el desempeño debe tener los siguientes principios7,9:

  • El apoyo transferible de los dirigentes para las futuras decisiones relacionadas con la calidad de los servicios.
  • Contar con el ejemplo de dichos dirigentes para también suponer que todos son responsables de la calidad.
  • Relacionar las prioridades institucionales inmediatas con la misión y el plan estratégico.
  • Proporcionar educación, capacitación y superación a todo el personal.
  • Incluir el estudio, por parte de los dirigentes, de la teoría, los principios y los métodos cuantitativos y cualitativos de las medidas de calidad en materia de salud.
  • Ofrecer capacitación a los facilitadores del proceso para mejorar el desempeño del personal.
  • Estimular el trabajo en equipo, la responsabilidad y los recursos necesarios para esta delegación.

En 1986 se señalaba que garantía de la calidad “Son aquellas actividades que periódica o continuamente se dirigen a revisar las condiciones bajo las cuales se proporciona atención médica, esta es monitorizada y los resultados son seguidos, de manera que las deficiencias sean descubiertas y se hagan las correcciones necesarias”. En efecto, la evaluación es el pilar fundamental para garantizar la calidad de la atención médica; no es posible mejorar algo cuyo comportamiento se desconoce8.
La calidad en los Servicios de Salud constituye simultáneamente derechos y deberes de los actores que intervienen:

  • un derecho por parte de los pacientes es que se les brinde la atención que se merecen.
  • un derecho de los trabajadores del sector es sentirse reconocidos y gratificados por prestar un adecuado servicio.
  • un deber del estado es ser garante de la salud y de su recuperación para toda la ciudadanía.
  • un deber de los usuarios es exigir y valorar la atención que se les brinda.
  • un deber de los servicios de salud es dar las respuestas que se les requieren.
  • un deber de los trabajadores es optimizar todo su accionar.

Para poder hacer viable el sistema de gestión de la calidad en los servicios de salud es necesario que cada instancia de este proceso asuma el rol que le corresponde involucrando a todos los actores. La gestión de la calidad compete a todos y es necesario que a partir de marcos conceptuales y normativos generales cada organización construya su propio programa de garantía de calidad. Nadie va hacer por nosotros lo que corresponde que nosotros mismos hagamos9.

Deysi María Chirino Ramadán, José Elías González Ybarzábal
Pág(s):4
147 lecturas

ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN

Yamirka de la Caridad Revilla Ortiz, María de la Caridad Castellón García, Marisela Chaviano Castillo, Sarababel Taño Rodríguez, Ariel Osmani Gómez García
Pág(s):4
276 lecturas
Vicente Eloy Fardales Macías, Raquel Diéguez Batista, Arturo Puga García
Pág(s):5
198 lecturas
Berto Delis onde Fernández, Aurora Novoa López, Ramón Guardiola Brizuela, Elizabeth Hernández Bernal, María Isabel Hernández Díaz
Pág(s):7
299 lecturas
Elizabeth Hernández Bernal, Tamara Álvarez Gómez, Rolando Barreto Castro, Doralys Salabarría Martín
Pág(s):3
126 lecturas
Cambios cefalométricos en pacientes con retrognatismo mandibular tratados con el Truax corrector II.

Fundamento: la ortopedia funcional de los maxilares es efectiva en el tratamiento del retrognatismo mandibular, lo que se puede comprobar mediante estudios cefalométricos. Objetivo: describir las modificaciones cefalométricas en pacientes con retrognatismo mandibular, al utilizar el Truax corrector II. Metodología: se realizó un estudio transversal que incluyó a 12 niños de 7 a 10 años de edad con retrognatismo mandibular en la Clínica estomatológica docente provincial de Sancti Spíritus entre diciembre de 2009 y 2010. Se evolucionaron las variables relacionadas con medidas cefalométricas de tejido esquelético, dentoalveolar y blando. Se utilizó el test de comparación de medias para muestras pareadas y el de rangos con signos de Wilcoxon. Resultados: existieron modificaciones significativas en las medidas posición mandibular, relación maxilomandibular, convexidad facial, altura facial inferior, profundidad facial y longitud mandibular. Ocurrió una ligera modificación en las relaciones de los incisivos superiores e inferiores con su hueso basal y cambios significativos en el ángulo facial blando y perfil labial con evidencia de la transformación lograda por el uso del aparato. Conclusión: la totalidad de los pacientes mostró una evolución satisfactoria de las variables cefalométricas estudiadas. Los cambios más notables fueron en las estructuras esqueléticas y del perfil blando.

Kirenia Rodríguez Siles, Lizandro Michel Pérez García, Yenelis de la Rosa Cabrera, Ofelia León Casanova
Pág(s):6
145 lecturas
Geovanis Alcides Orellana Meneses, Miriam González Oliva
Pág(s):5
172 lecturas
Leidys Piedad Díaz Alba, José Luis Pérez Fundora, Mileidis Valdivia Pérez, Marlene Machado Hernández
Pág(s):7
234 lecturas
Arianna Dalgis García González, Patricia Romero González, Yuneisy Gómez Díaz, Yaima Fernández Quiñones
Pág(s):5
265 lecturas
El proceso evaluativo del diagnóstico médico en el sexto año de la carrera de Medicina. Sancti Spíritus. 2011.

Fundamento: el proceso evaluativo actual en las ciencias médicas debe corresponder con el proceso de enseñanza aprendizaje asumido, lo que implica incorporar fundamentos teóricos que sustentan la evaluación desarrolladora. Objetivo: describir la situación actual del proceso evaluativo del diagnóstico médico en el sexto año de la carrera de Medicina. Metodología: se realizó un estudio descriptivo de septiembre 2011 a julio 2012 en el Hospital General “Camilo Cienfuegos” de Sancti Spíritus. La población fueron 38 profesores del departamento de ciencias clínicas; la muestra quedó conformada por 15 profesores de la asignatura medicina interna del sexto año de la carrera. Los métodos utilizados: observación científica, encuesta, análisis documental y la triangulación. Resultados: la mayoría de los profesores se ubicaron en nivel muy bajo y bajo al evaluar: las invariantes funcionales, la integración de las dimensiones cognitiva, procedimental y afectiva, y también al propiciar la autoevaluación y la coevaluación. En la observación del acto evaluativo práctico final de la asignatura los resultados fueron muy bajo y bajo. En el análisis de los documentos no se precisan orientaciones para la realización del proceso evaluativo con enfoque desarrollador. Conclusiones: el proceso evaluativo actual de la asignatura medicina interna en el sexto año de la carrera de Medicina tiene limitaciones en su planificación y ejecución lo que hace que se distancie del enfoque desarrollador.

José Aurelio Díaz Quiñones, María Mercedes Calderón Mora, Armando Boullosa Torrecilla, Ramón Reigosa Lorenzo
Pág(s):9
132 lecturas
Yadira Cirera Díaz, Claritza Pérez García, Leonel García Perna, Isabel Bozán Frómeta
Pág(s):6
168 lecturas
Isabel Bozán Frómeta, Candido León Márquez, Mabel Díaz Melián, Yanetzy Zaila Lago
Pág(s):8
139 lecturas
José Elías González Ybarzábal, Deysi María Chirino Ramadán
Pág(s):3
178 lecturas
Aylen Guevara Hornia
Pág(s):6
132 lecturas
El neodimio YAG láser como tratamiento en los pacientes operados de catarata. Sancti Spíritus.

Fundamento: el neodimio YAG es el tratamiento ideal para la capsulotomía en los pacientes operados de catarata, no requiere hospitalización ni preparación preoperatoria, es indoloro, fácil y seguro. Permite recuperar gran parte de la visión cercana, mejora las funciones visuales como la sensibilidad al contraste, los deslumbramientos y la sensibilidad macular. Objetivo: describir los resultados del tratamiento por YAG láser en pacientes con opacidad de cápsula posterior operados en el Hospital General Universitario Camilo Cienfuegos. Sancti Spíritus desde enero 2011 a marzo del 2012. Metodología: se realizó un estudio descriptivo, longitudinal, prospectivo. La población estuvo formada por 128 pacientes (ojos) coincidiendo con la muestra, con opacidad de cápsula posterior que cumplieron los criterios de inclusión y exclusión. Se estudiaron las variables edad, sexo, agudeza pre y postratamiento y complicaciones más frecuentes encontradas. Resultados: el mayor número de pacientes operados tenían más de 60 años, con predominio del sexo masculino, la agudeza visual preoperatoria fue de 0.4 - 0.5 y postoperatoria de 0.8-1.0 y el impacto sobre el lente intraocular fue la complicación que más se presentó. Conclusiones: el neodimio YAG láser se mantiene como el tratamiento de elección en la opacidad de la capsula posterior, lo que obedece a las bondades de dicho proceder.

Maritza J. Pina García, Eileen Palmero Aragón, Alina Abella Bonachea, Carmen Cardoso Hernández, Isabel Peral Martínez, Laura Rangel Peral
Pág(s):6
194 lecturas
Evaluación de habilidades particulares de ortodoncia en estudiantes de estomatología. Sancti Spíritus. 2012.

Fundamento: un incremento de remisiones inadecuadas e interconsultas no justificadas de los estomatólogos de la atención primaria a los servicios de ortodoncia, pudiera relacionarse con insuficiencias en el proceso de desarrollo de habilidades particulares de ortodoncia durante su formación inicial. Objetivo: evaluar las habilidades particulares de ortodoncia en estudiantes de 4to año de la carrera de estomatología. Metodología: se realizó un estudio descriptivo en la Universidad de Ciencias Médicas de Sancti Spíritus entre septiembre de 2011 y febrero de 2012, con 54 estudiantes y 9 profesores. Se analizaron las variables: número de veces que se evalúa la habilidad, calificación otorgada al desarrollo de las habilidades y percepción por profesores y estudiantes del nivel de apropiación de habilidades al finalizar la asignatura. Resultados: la mayoría de las habilidades por tema fueron calificadas de bien y excelente, pero existen dificultades en los temas de diagnóstico de anomalías dentomaxilofaciales y discrepancia hueso diente; los profesores identifican los niveles más bajos de apropiación en estos dos temas y los estudiantes sobre todo en las habilidades del tema diagnóstico de anomalías dentomaxilofaciales. Conclusiones: se observan resultados favorables en el proceso de apropiación de habilidades particulares de ortodoncia, pero existen insuficiencias que requieren la aplicación de propuestas didácticas para su transformación.

Lizandro Michel Pérez García, Miguel Salvat Quesada, José Alenjandro Concepción Pacheco, Digna Arias Quesada
Pág(s):6
288 lecturas