ene-abr

Tabla de contenidos

EDITORIAL

La hipotensión materna intraoperatoria durante la operación cesárea. Un problema sin resolver.

La disminución de los riesgos obstétricos, las nuevas indicaciones sustentadas en mejores resultados perinatales y la práctica de una medicina defensiva permiten un incremento del número de cesáreas en las últimas cuatro décadas, convirtiéndose en el proceder quirúrgico más comúnmente practicado en el mundo con una incidencia que se incrementa en más del 25%1.

A través de la experiencia clínica con la anestesia regional, el bloqueo de la conducción nerviosa del dolor resulta un método adecuado para la atención anestésica de la gestante anunciada para operación cesárea brindando seguridad a la madre y al producto2.

La anestesia subaracnoidea (AS) es la técnica anestésica regional más practicada para la cesárea segmentaria, tanto de forma electiva, urgente o emergente, alcanza cifras entre 87 y más del 95% de sus aplicaciones2,3. Esta técnica se asocia con una mayor incidencia y más acentuadas disminuciones de la presión arterial en comparación con otras técnicas regionales producto de la instauración más precoz del bloqueo simpático, según conclusiones fundamentadas4.

La hipotensión arterial (HOA), durante la aplicación de la anestesia subaracnoidea en la cesárea, se define como una caída de la presión arterial sistólica del 20 a 30% de su valor basal o cifras que estén por debajo 100 mmHg, y se explica por el resultado de la parálisis de las fibras simpáticas preganglionares que trasmiten impulso motor al músculo liso y vasos periféricos causando una vasodilatación arterial y arteriolar con disminución de la resistencia vascular sistémica, del gasto cardiaco y del retorno venoso5.

Estas modificaciones fisiológicas ofrecen en la práctica una incidencia que sobrepasa más del 90% debido a los cambios particulares que experimenta la mujer durante la gestación que acentúan la respuesta cardiovascular a la desnervación simpática4. Estos cambios favorecen las implicaciones de la HOA durante la cesárea que se relacionan con el bienestar materno y fetal-neonatal. El primero se afecta por la presencia de mareos, náuseas, vómitos, hipertensión arterial, edema pulmonar, trastornos neurológicos e hipoxia; el segundo se deteriora por los efectos sobre el flujo sanguíneo útero-placentario que se traducen en acidosis, lesión neurológica y falla multiórgano5.

Las consecuencias mencionadas ubican a la HOA como una complicación seria en la gestante intervenida por cesárea con anestesia subaracnoidea, y adquieren un interés especial en su prevención mediante el diagnóstico precoz y el tratamiento inmediato. La mayoría de las investigaciones que estudian esta complicación están dirigidas a la eficacia de diferentes medidas preventivas, o a su tratamiento6.

Los estudios dedicados a identificar las gestantes más susceptibles de desarrollar HOA durante la operación cesárea tras una anestesia subaracnoidea, se basan en modelos de regresión logística cuyos resultados quedan en la identificación de los factores de riesgo sin incursionar, sobre esta base teórica, en la elaboración de protocolos para su prevención lo que permite la elevada incidencia de esta complicación en los quirófanos obstétricos actuales.

En Cuba los artículos científicos dedicados a esta problemática se centran en la caracterización, prevención y tratamiento, se destacan los publicados por González Pérez y colaboradores7,8; así como la revisión de Ortiz Martínez, Molina Medina y López Espinosa9. Sin embargo, se observa una ausencia de publicaciones originales que identifiquen los factores de riesgo y propongan protocolos para su control.

Los protocolos en el campo de la anestesiología se desarrollan en investigaciones enfocadas a la prevención, conducta y terapéutica tanto de complicaciones inherentes al acto anestésico, de intervenciones quirúrgicas específicas como de enfermedades asociadas al paciente quirúrgico; diseñados en tres periodos: preoperatorio, intraoperatorio y postoperatorio.

El problema de la hipotensión materna intraoperatoria durante la administración de la anestesia subaracnoidea en la operación cesárea apunta a un cambio en su dirección y secuencia que se sustente en términos de prevención durante el periodo perioperatorio basado en la identificación y control de los factores de riesgo.
Sixto Fidel González Pérez
Pág(s):3
146 lecturas

CARTA AL EDITOR

Elizabeth Manso Fernández
Pág(s):2
195 lecturas
Otros valores o intervalos de referencia: ¿una solución o un problema?<p>Sr. Editor:</p> <p>Hace dos a&ntilde;os se public&oacute; la primera edici&oacute;n de los Valores de referencia en adultos, referidos a los diagnosticadores m&aacute;s empleados en Cuba en esos momentos<sup>1</sup>, material que tuvo una buena acogida dentro del personal m&eacute;dico y param&eacute;dico.</p> <p>Uno de los aspectos m&aacute;s importantes en la interpretaci&oacute;n de los resultados del laboratorio lo son los intervalos o valores de referencia<sup>2</sup>, cuesti&oacute;n que compromete tanto al analista como al m&eacute;dico de asistencia porque ambos deben tener en cuenta la variaci&oacute;n biol&oacute;gica intraindividual. A pesar de ser un reclamo de a&ntilde;os que los fabricantes expresen en los valores de referencia de sus diagnosticadores variables como edad, sexo, fase del ciclo menstrual, entre otros, no se ha estado cumpliendo porque no se han reflejado estos datos en la literatura interna del diagnosticador, lo que ha tra&iacute;do como consecuencia la dif&iacute;cil adecuaci&oacute;n de los estudios realizados en un pa&iacute;s, a las condiciones propias de otro, porque existen influencias de las propias variaciones biol&oacute;gicas y del medio ambiente<sup>3</sup>. Lograr un estudio de esta variables puede implicar un costo l&oacute;gico, aunque se han propuesto iniciativas al respecto<sup>4,5</sup>.</p> <p>Es imprescindible una actualizaci&oacute;n de los especialistas del laboratorio cl&iacute;nico y de los m&eacute;dicos para una constante retroalimentaci&oacute;n de las variaciones biol&oacute;gicas que tienen los distintos metabolitos que se miden con frecuencia<sup>6</sup> esto posibilitar&iacute;a no apreciar los valores de referencia en un marco estrecho, sino tomar en cuenta estas variaciones y lograr distinguir cu&aacute;ndo existe una diferencia cr&iacute;tica entre dos an&aacute;lisis seguidos del mismo paciente para una mejor toma de conducta<sup>2</sup>.</p> <p>En una revisi&oacute;n de la revista Clinical Chemistry and Laboratory Medicine en su edici&oacute;n especial sobre Valores de referencia, se realiza un pormenorizado an&aacute;lisis de los art&iacute;culos de esta edici&oacute;n y se cuestiona el hecho de que todav&iacute;a se discuta sobre conceptos que se han debatido durante tanto tiempo dejando claro el esfuerzo que todav&iacute;a hay que hacer en esta materia en aras de que, aunque se sigan las recomendaciones sobre el concepto de intervalos de referencia de la International Federation of Clinical Chemistry (IFCC), se hagan viables en el orden pr&aacute;ctico con el aporte constante de ideas y conceptos<sup>7</sup>.</p> <p>El documento m&aacute;s reciente que regula las Buenas Pr&aacute;cticas de Laboratorio Cl&iacute;nico en Cuba expresa que al menos el Informe de An&aacute;lisis u hoja de resultados debe incluir, dentro de otros aspectos, el Intervalo de Referencia<sup>8</sup>. &iquest;C&oacute;mo lograr entonces dentro del mosaico de kits existentes en la actualidad a los cuales, por razones l&oacute;gicas del desarrollo en la especialidad, deben un&iacute;rseles otros m&aacute;s en un futuro pr&oacute;ximo, una correcta armon&iacute;a para que el m&eacute;dico y el paciente reciban los valores adecuados?</p> <p>La emisi&oacute;n de resultados de an&aacute;lisis dentro de los modelos oficiales del MINSAP no da cabida en el marco estrecho de su tama&ntilde;o a escribir la gran cantidad de valores que habitualmente los m&eacute;dicos desean, lo cual ocurre en gran medida por el incumplimiento de la pr&aacute;ctica del m&eacute;todo cl&iacute;nico<sup>9</sup>. Una impresi&oacute;n de resultados y sus correspondientes valores de referencia, debe ser la soluci&oacute;n a mediano y largo plazo esto implicar&iacute;a, necesariamente, una inversi&oacute;n en el Sistema Nacional de la Salud P&uacute;blica en Cuba y se lograr&iacute;a una correcta interpretaci&oacute;n de los ex&aacute;menes indicados brind&aacute;ndole la relevancia m&eacute;dica inherente a los mismos y una mejor atenci&oacute;n al paciente.</p>
Edelby Escobar Carmona
Pág(s):3
140 lecturas

ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN

José Antonio Peña Díaz, Xiomara Morales Molina, Cristina Cabrera Cabrera, Odalis Anoceto Armiñana
Pág(s):5
146 lecturas
Yelanis Infante Ramírez, Elsa Cabeza Martínez, Maritza Pina García, Isabel Peral Martínez
Pág(s):4
140 lecturas
Mayelín Pérez Palmero, Ranfis Fundora Diaz, Maria Esther Palmero Rivero
Pág(s):7
493 lecturas
Resultados de la trabeculectomía en pacientes glaucomatosos. Sancti Spíritus.2009.

El glaucoma es un problema de salud y es la segunda causa de ceguera en el mundo después de la catarata. Durante las últimas décadas ha ocurrido un importante progreso en el arsenal terapéutico antiglaucomatoso. Si la presión intraocular no se controla con medicamentos, se procede a la intervención quirúrgica. Los daños sufridos por el nervio óptico son irreversibles para el mismo, y se sugiere operar antes que la afección haya avanzado demasiado. Objetivo: Describir los resultados de la trabeculectomía en los pacientes operados de glaucoma en la provincia de Sancti Spíritus en el año 2009. Metodología: Se realizó un estudio prospectivo, descriptivo. La población estuvo conformada por 72 pacientes glaucomatosos, realizando trabeculectomía en 78 ojos. Los datos se obtuvieron de las historias clínicas, se asumieron las variables edad, sexo, color de la piel, factores de riesgo, antecedentes patológicos personales generales, así como las complicaciones post-operatorias más frecuentes y tensión ocular postoperatoria. Resultados: La mayoría de los pacientes presentaron 61 años de edad y más, predominando el sexo masculino y el color de la piel no blanca. La hipertensión arterial fue la enfermedad general más frecuente y la hipertensión ocular el factor de riesgo fundamental. La complicación postoperatoria principal fue el hifema. Conclusiones: El hallazgo de la tensión ocular menor de 18 mmHg, en la mayoría de los operados después de la cirugía, infiere que el diagnóstico precoz y tratamiento oportuno del glaucoma es de vital importancia para prevenir la ceguera.

Yelanis Infante Ramírez, Elsa Cabeza Martínez, Maritza Pina García, Nadia Guelmes Rodríguez
Pág(s):7
220 lecturas
Marleni Machado Hernández, Manuel R. Toledo Rodríguez, Lourdes Pérez Camejo, Edelby Escobar Carmona, Melvys Caridad Torrecilla Echemendía
Pág(s):5
339 lecturas
Alexander Santos Pérez, Amarilis Valero Hernández
Pág(s):9
161 lecturas
Alina Meneses Meneses, Yanelis Emilia Tabío Henry, Yailín Palmero Dones, Elizabeth Cruz Pérez
Pág(s):5
132 lecturas
Félix Humberto Álvarez Gómez
Pág(s):8
3838 lecturas